La digitalización en el sector de la logística

Según UNO, Organización Empresarial de Logística y Transporte, en el último año y medio las empresas del sector han experimentado un crecimiento del 50% en los envíos procedentes del e-commerce.  El confinamiento ha supuesto un gran cambio en el comportamiento de los consumidores. Cambios, que han afectado a toda la cadena de valor y, por tanto, también a la cadena de suministro, situando al sector logístico en un lugar privilegiado y de primera necesidad para la sociedad.

Aumento de demanda, protocolos de seguridad, roturas de stock, gestión de recursos humanos… La industria ha tenido que hacer frente a numerosos desafíos y, en este punto, la digitalización se ha convertido en uno de los pilares fundamentales para afrontarlos y en un elemento esencial en la estrategia de negocio de cualquier compañía del sector.

¿Qué aporta la digitalización al sector de la logística?

Una de las claves de la digitalización radica precisamente en ese incremento de demanda, pero, a la vez, las empresas del sector, también deben mantener los costes a raya. Para lograrlo, necesitan herramientas escalables y flexibles que les permitan adaptarse a las circunstancias y comprobar rápidamente los resultados. Desde Datisa, empresa pionera en el desarrollo de soluciones ERP (Enterprise Resources Planning), aseguran que las compañías “deben apoyarse en sistemas que permitan realizar escenarios y predicciones. Es la única protección que se tiene frente a los vaivenes del mercado”.

La digitalización en el sector de la logística supone implementar el uso de nuevas tecnologías como el Big Data, el Blockchain, el almacenaje de datos en la nube o la Inteligencia Artificial. Su implantación aporta grandes beneficios como una mayor visibilidad ante el consumidor, mejora la experiencia de cliente, aumenta la productividad de todas las operaciones, garantiza una mayor trazabilidad y responde a los retos medioambientales.

Pero,  tal y como se extrae de un estudio realizado por la consultora McKinsey  “la transformación digital de la cadena de suministro involucra mucho más que tecnología. Para que la última ola de innovación entregue todo su potencial, las organizaciones deben estar dispuestas a adaptar sus procesos, capacidades y sistemas de gestión. Para ello, se necesita predisposición y flexibilidad para aprender, adaptarse y cambiar sobre la marcha. Y, sobre todo, deben asegurarse de que sus integrantes estén dispuestos a acompañarlas en este recorrido”.

La digitalización no es la meta

Por otro lado, aunque si bien es cierto que la mayoría de las empresas que ya están inmersas en este proceso de transformación digital tienen en el aumento de la productividad el principal motor para hacerlo, según la encuesta de Deloitte sobre la industria 4.0, es un error ver la digitalización como un objetivo en sí mismo. La realidad es que debe ser el camino para lograr una gestión logística y empresarial más eficiente. Para conseguirlo, no se trata de invertir por invertir en sistemas revolucionarios, sino en conocer a fondo cuáles son las necesidades de cada empresa y analizar el retorno que supondrá dicha inversión.

En este sentido, deben considerarse las dificultades y oportunidades en cada caso y definir correctamente cómo aplicar a la logística esa estrategia de transformación digital. Por eso, es importante seguir los siguientes pasos:

  1. Establecer los objetivos y un punto de partida inicial. En este punto es fundamental analizar la organización de procesos, la gestión de los datos, el software disponible y, en definitiva, conocer a fondo las debilidades y fortalezas de la empresa.
  • Apostar por el talento 4.0. Creatividad, innovación, formación específica en la gestión de la cadena de suministro, pero a la vez, con conocimientos avanzados en el campo del software y la digitalización. De hecho, las compañías del sector han incrementado la demanda de perfiles responsables de Operaciones y Supply Chain, además de reclamar profesionales con mayor experiencia. Es el único camino para satisfacer a un cliente cada vez más exigente, que desea saber en todo momento dónde está su pedido. En el caso de Spring GDS, los profesionales más demandados son los perfiles de Customer Experience, Operaciones, Quality, IT y Digital Strategy.
  • Garantizar la mejora continua. En los procesos logísticos, es imprescindible analizar cada una de las etapas y medir los resultados con el objetivo de tomar decisiones que incrementen la eficiencia. Es el paso necesario para garantizar el éxito del proceso de digitalización.

En definitiva, la logística tradicional ya no es válida en los tiempos que corren. Las compañías se enfrentan a un cliente nuevo y cada vez más exigente por lo que han tenido que volverse más flexibles, rápidas y fiables. El auge del e-commerce que, según el último informe publicado por la CNMC, creció en España un 25% en tasa interanual, ha propiciado que la logística esté cobrando progresivamente la importancia que merece. Responder a los nuevos retos que reclama el cliente como calidad en la entrega, trazabilidad, amplios horarios de servicio, plazos de entrega fiables, tratamiento ágil de las devoluciones… Solo será posible con una inversión en I+D+i, el factor clave de éxito de cualquier operador logístico.